¿Qué son las infusiones?

Las infusiones son bebidas que se obtienen al verter agua caliente sobre una sustancia aromática, como hierbas, flores o frutas. A diferencia del té, que proviene de las hojas de la planta Camellia sinensis, las infusiones pueden prepararse con una gran variedad de ingredientes naturales. Tomar una infusión es una forma de disfrutar de los beneficios y el sabor de estas sustancias, que pueden tener propiedades medicinales, relajantes o estimulantes.

infusiones

La diferencia entre infusionar y hervir es que la primera técnica conserva mejor los aromas y los principios activos de la sustancia, mientras que la segunda puede alterarlos o destruirlos por el exceso de temperatura.

¡Te contamos más sobre las infusiones, sus tipos, beneficios y consejos para prepararlas correctamente!.

Tipos de infusiones

Existen muchos tipos de infusiones, según la planta que se utilice y el efecto que se busque. Algunas de las más populares son:

  • Té: es la infusión más consumida en el mundo. Se elabora con las hojas de la planta Camellia sinensis, que se someten a diferentes procesos de oxidación para obtener distintas variedades, como el té verde, el té negro, el té blanco o el té rojo. El té tiene propiedades estimulantes, antioxidantes y diuréticas, entre otras.
  • Manzanilla: es una de las infusiones más conocidas por sus efectos calmantes y digestivos. Se prepara con las flores secas de la planta Matricaria chamomilla. La manzanilla ayuda a aliviar los dolores de estómago, los gases, las náuseas y el estrés.
  • Menta: es una infusión refrescante y aromática que se obtiene de las hojas de la planta Mentha piperita. La menta tiene propiedades antisépticas, expectorantes y analgésicas. Es útil para combatir los resfriados, los dolores de cabeza y los problemas bucales.
  • Rooibos: es una infusión originaria de Sudáfrica que se elabora con las hojas fermentadas de la planta Aspalathus linearis. El rooibos no contiene cafeína ni teína, por lo que es ideal para tomar a cualquier hora del día. Tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e inmunológicas. Es bueno para la piel, el cabello y los huesos.
  • Jengibre: es una infusión picante y energizante que se prepara con la raíz fresca o seca de la planta Zingiber officinale. El jengibre tiene propiedades antieméticas, antiespasmódicas y termogénicas. Ayuda a prevenir y tratar las náuseas, los cólicos, los mareos y la obesidad.

Cómo preparar infusiones correctamente

Para hacer una infusión, se necesita un recipiente con agua caliente, una cucharada de la sustancia elegida y un filtro o colador. Se deja reposar la mezcla durante unos minutos y luego se cuela el líquido.

Te puede interesar:  Amanda marca de la Yerba Mate con más tradición y sabor de Argentina

Para preparar una buena infusión hay que tener en cuenta algunos aspectos importantes, como la calidad del agua, la temperatura, el tiempo y la cantidad de la planta. Estas son algunas recomendaciones generales:

  • Usa agua mineral o filtrada, ya que el agua del grifo puede contener cloro u otros elementos que alteren el sabor y las propiedades de la infusión.
  • Calienta el agua hasta que empiece a hervir y luego apaga el fuego. No uses agua hirviendo, ya que puede quemar las hojas y hacer que pierdan sus principios activos.
  • Añade una cucharadita de la planta por cada taza de agua (unos 200 ml). Puedes usar plantas frescas o secas, según tu preferencia. Si usas plantas frescas, lávalas bien antes de usarlas.
  • Deja reposar la infusión tapada durante el tiempo adecuado según el tipo de planta. Por lo general, se recomienda entre 3 y 5 minutos para el té, entre 5 y 10 minutos para las flores y entre 10 y 15 minutos para las raíces.
  • Cuela la infusión y sírvela en una taza. Puedes endulzarla con miel, azúcar o edulcorantes naturales como la stevia. También puedes añadirle leche, limón o especias como la canela o el clavo.

Consejos para disfrutar de las infusiones

Las infusiones son bebidas saludables y deliciosas que puedes tomar en cualquier momento del día. Aquí te damos algunos consejos para sacarles el máximo partido:

  • Varía el tipo de infusión según tus necesidades y gustos. Puedes elegir infusiones estimulantes por la mañana, digestivas después de las comidas o relajantes por la noche.
  • Combina diferentes plantas para crear tus propias mezclas personalizadas. Puedes experimentar con los sabores, los aromas y los efectos de cada planta. Por ejemplo, puedes mezclar té verde con menta, manzanilla con lavanda o rooibos con vainilla.
  • Guarda las plantas en recipientes herméticos, alejados de la luz, el calor y la humedad. Así conservarán mejor sus propiedades y su frescura.
  • Usa una tetera o una taza con infusor para preparar las infusiones. De esta forma evitarás que las hojas se escapen y se mezclen con el líquido.
  • Disfruta de las infusiones con calma y atención. Aprovecha el momento para relajarte, respirar y saborear cada sorbo.

¿Cuáles son los tés más comunes?

El té es una infusión que se prepara con las hojas de la planta Camellia sinensis, que se someten a diferentes procesos de oxidación para obtener distintas variedades. Y Los tés más comunes son:

  • El té verde, que se elabora con hojas frescas que se calientan rápidamente para evitar la oxidación. Tiene un sabor suave y herbáceo, y es rico en antioxidantes, catequinas y polifenoles.
  • El té negro, que se obtiene al dejar secar y oxidar las hojas durante más tiempo. Tiene un sabor más intenso y astringente, y contiene más teína, un estimulante similar a la cafeína.
  • El té rojo o pu-erh, que se elabora con hojas fermentadas y envejecidas durante años. Tiene un sabor terroso y profundo, y ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos.
  • El té blanco, que se hace con los brotes más tiernos de la planta, que se recolectan antes de abrirse. Tiene un sabor delicado y floral, y es el más bajo en teína y el más alto en antioxidantes.
Te puede interesar:  ¿La yerba mate tiene cafeína?

¿Cuáles son las infusiones más sanas?

Además del té, existen muchas otras infusiones que se pueden preparar con diferentes plantas y que tienen propiedades beneficiosas para la salud. Algunas de las más sanas son:

  • La manzanilla, que es una infusión de flores de la planta Matricaria chamomilla. Tiene efectos calmantes, antiinflamatorios y digestivos, y ayuda a aliviar el estrés, el insomnio y los cólicos.
  • El jengibre, que es una infusión de raíz de la planta Zingiber officinale. Tiene efectos estimulantes, antieméticos y expectorantes, y ayuda a combatir el resfriado, la gripe y las náuseas.
  • La menta, que es una infusión de hojas de la planta Mentha piperita. Tiene efectos refrescantes, analgésicos y antiespasmódicos, y ayuda a mejorar la respiración, el dolor de cabeza y los gases.
  • La tila, que es una infusión de flores de la planta Tilia platyphyllos. Tiene efectos sedantes, relajantes y diuréticos, y ayuda a reducir la ansiedad, la tensión arterial y la retención de líquidos.

¿Por qué es bueno tomar infusiones?

Tomar infusiones tiene múltiples beneficios para el organismo, ya que:

  • Aportan agua e hidratan el cuerpo.
  • Aportan sustancias fitoquímicas con efectos antioxidantes, antiinflamatorios e inmunomoduladores.
  • Aportan aromas y sabores que estimulan los sentidos y el bienestar emocional.
  • Aportan calor y reconfortan en los días fríos o cuando se está enfermo.

Las infusiones son unas bebidas saludables, variadas y deliciosas que podemos disfrutar en cualquier momento del día. Solo hay que elegir la planta adecuada según nuestras preferencias y necesidades, y prepararla correctamente para aprovechar todas sus propiedades

Más información sobre la yerba mate

Related posts

Leave a Comment