¿Qué puedo hacer con yerba mate usada? La yerba mate como compost para tus plantas

Si eres un amante de la yerba mate, seguramente te habrás preguntado qué hacer con la yerba usada después de disfrutar de tu infusión favorita. ¿Sabías que la yerba mate tiene muchos beneficios para el medio ambiente y que puedes aprovecharla para hacer compost? En este artículo te contamos cómo hacerlo y por qué es una buena idea.

Reutilizar la Yerba mate

¿Qué pasa si tiras yerba mate a la tierra? La yerba mate es buena para hacer abono.

La yerba mate contiene varios componentes que son beneficiosos para las plantas, como:

  • Nitrógeno: es un elemento esencial para la formación de proteínas y clorofila, que intervienen en la fotosíntesis y en el desarrollo vegetal.
  • Fósforo: es un elemento clave para la formación de ATP, que es la molécula que almacena y transfiere energía en las células. También participa en la formación de ADN, ARN y otros compuestos orgánicos.
  • Potasio: es un elemento que regula el equilibrio hídrico de las plantas, así como el transporte de azúcares y otros nutrientes. También interviene en la apertura y cierre de los estomas, que son los poros que permiten el intercambio de gases con el ambiente.
  • Magnesio: es un elemento que forma parte de la clorofila, el pigmento verde que capta la luz solar para realizar la fotosíntesis. También participa en la activación de varias enzimas que regulan el metabolismo de las plantas.
  • Calcio: es un elemento que forma parte de la estructura de las paredes celulares, lo que le confiere rigidez y resistencia a las plantas. También interviene en la división celular y en la transmisión de señales entre las células.
  • Hierro: es un elemento que forma parte de varias proteínas que intervienen en la respiración celular y en la fotosíntesis, como la citocromo oxidasa y la ferredoxina. También participa en la síntesis de clorofila y en el transporte de electrones.
  • Zinc: es un elemento que forma parte de varias enzimas que regulan el metabolismo de las plantas, como la anhidrasa carbónica y la superóxido dismutasa. También interviene en la síntesis de auxinas, que son hormonas vegetales que regulan el crecimiento y el desarrollo.
  • Cobre: es un elemento que forma parte de varias proteínas que intervienen en la respiración celular y en la fotosíntesis, como la plastocianina y la citocromo oxidasa. También participa en la síntesis de lignina, que es un polímero que refuerza las paredes celulares.
  • Manganeso: es un elemento que forma parte del complejo fotosintético II, que es el encargado de captar los electrones del agua para realizar la fotosíntesis. También participa en la activación de varias enzimas que regulan el metabolismo de las plantas.
Te puede interesar:  La ceremonia del mate: un ritual de convivencia y amistad en América del Sur

Además de estos nutrientes, la yerba mate también aporta materia orgánica al suelo, lo que mejora su estructura, su capacidad de retención de agua y su actividad biológica.

¿Cómo usar la yerba mate como abono?

Para usar la yerba mate como abono, hay que seguir algunos pasos:

  • Primero, hay que dejar secar la yerba usada al sol o al aire libre durante unos días, hasta que pierda toda su humedad. Esto evitará que se produzca moho o malos olores.
  • Segundo, hay que triturar o desmenuzar la yerba seca con las manos o con una licuadora, para facilitar su descomposición y su mezcla con el suelo.
  • Tercero, hay que esparcir una capa fina de yerba triturada sobre el suelo donde se quiera abonar, o incorporarla al sustrato si se trata de macetas o recipientes. Se recomienda usar unos 100 gramos de yerba por metro cuadrado o por litro de sustrato.
  • Cuarto, hay que regar bien el suelo o el sustrato después de aplicar la yerba, para que se humedezca y se active el proceso de descomposición. Se puede repetir la aplicación cada 15 o 30 días, según las necesidades de las plantas.

¿Cómo hacer compost con yerba mate?

El compost es un abono orgánico que se obtiene a partir de la descomposición de materiales biodegradables como restos de frutas, verduras, hojas, césped, etc.

El compost mejora la calidad del suelo, aporta nutrientes y favorece el crecimiento de las plantas. Además, al hacer compost reducimos la cantidad de residuos que generamos y contribuimos a cuidar el planeta.

La yerba mate es un excelente material para hacer compost, ya que tiene un alto contenido de nitrógeno, un elemento esencial para la fertilidad del suelo. Además, la yerba mate tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que ayudan a prevenir enfermedades en las plantas. La yerba mate también aporta otros minerales como potasio, magnesio, fósforo y calcio, que son beneficiosos para las plantas.

Te puede interesar:  ¿La yerba mate tiene cafeína?

Es muy sencillo realizar el compost para tus plantas. Solo necesitas un recipiente con tapa, preferiblemente de plástico o metal, que tenga algunos agujeros en la parte inferior para el drenaje. También puedes usar una compostera o un contenedor especial para este fin. Luego, debes seguir estos pasos:

  • Coloca una capa de material seco en el fondo del recipiente, como hojas secas, paja, cartón o papel. Esto ayuda a crear aireación y a absorber el exceso de humedad.
  • Añade una capa de yerba mate usada, procurando que no esté muy compacta ni muy húmeda. Puedes mezclarla con otros restos orgánicos como cáscaras de frutas, verduras, café o té.
  • Cubre la capa de yerba mate con otra capa de material seco, y así sucesivamente hasta llenar el recipiente. La proporción ideal es de una parte de material húmedo por cada dos partes de material seco.
  • Cierra el recipiente con la tapa y colócalo en un lugar sombreado y ventilado. Evita que le dé el sol directo o que se moje con la lluvia.
  • Remueve el contenido del recipiente cada 15 días aproximadamente, para oxigenar el compost y acelerar el proceso de descomposición. También puedes añadir un poco de agua si ves que está muy seco, pero sin pasarte.
  • El compost estará listo cuando tenga un aspecto homogéneo, un color oscuro y un olor agradable a tierra. Esto puede tardar entre 3 y 6 meses, dependiendo de las condiciones ambientales y del tipo de materiales que hayas usado.
  • Una vez listo, puedes usar el compost para abonar tus plantas, ya sea en macetas o en el jardín. Verás cómo crecen más sanas y fuertes gracias a la yerba mate.

Como ves, hacer compost con yerba mate es una forma fácil y ecológica de aprovechar la yerba usada y darle una segunda vida. Así que no lo dudes más y anímate a probar esta técnica. Tu bolsillo, tus plantas y el planeta te lo agradecerán.

Mas información en español

Related posts

Leave a Comment